Parte del Programa de Iniciativas Culturales Juveniles (ICJ)

miércoles, 11 de abril de 2018

Entrevista y selección poética de Alejandro Mester


Entrevista: Alejandro Mester

¿Cómo entiendes la poesía?
La poesía no es una cosa de magia o de alguien superior o dotado. Yo  concibo la poesía  en un proceso creativo en solitario buscando detener el tiempo en cada frase y con emoción contenida en el verso. La poesía y el proceso creativo son en conclusión un medio para entender este mundo y hacerlo más humano; la decantación definitiva de lo  racional y en donde el ser, a través del lenguaje, se sublima para trascender.  

¿Qué fue lo que te llevó a escribir?
Para mí fue un hallazgo que llegó una tarde de abril por una decepción amorosa; lo que no sabía entonces era que lo vivido en mi infancia y adolescencia me llevarían a dar ese paso; fue en un  tiempo en que la buena programación radiofónica de radionovelas y música de boleros, escuchados por mis padres y abuelos, habrían de formar mi gusto por la lectura y en esa revelación maravillosa: mi inicio incipiente de poeta. Considero, alejado de ese tiempo, que el  ambiente familiar formó esa inclinación que me ha llevado a esa búsqueda incansable de tener mi propia voz.

¿Sobre qué te gusta escribir?
El tema amoroso y reflexivo sobre la vida, el paisaje exterior y espiritual de lo humano; aunque el tema amoroso se ha desvalorizado, el amor como un lenguaje universal será un tema recurrente y necesario como un empoderamiento vigente y absoluto de lo humano y de lo existente en general. Las vertientes  son tantas como autores y estoy convencido que en el tema poético habrá que evitar lo cursi y dulzón para explorar nuevas sendas que inviten a la reflexión sobre nuestro tiempo, cuando lo virtual nos está alejando aunque pareciera que nos acerca.

¿Cómo defines tu faceta en este tiempo?
En definitiva todo aquel que se aventura a la escritura, cualquiera que sea el género, estará comprometido a buscar su  propia voz, su poética; su estilo. Esa  ha sido mi búsqueda y el trabajo constante y, por supuesto, también la búsqueda de nuevas temáticas que me obliguen a incursionar y vencer nuevos retos literarios hacia otros géneros, como la narrativa.

¿Qué es lo que propicia tu creatividad?
Generalmente, la contemplación del paisaje y la emoción nacida de él; el amor, la nostalgia y el silencio.

¿Tienes un ritual a la hora de escribir?
A solas, una atmosfera musical, café, cigarros (pocos), pero sobre todo, el espacio y el lugar que  me permitan concentración y fluidez de las ideas. Soy un escritor trasnochado muy a menudo y me manejo más en un ordenador que con una pluma.

¿Tradición o ruptura?
No creo en la tradición fiel y rotunda. La poesía actual siempre traerá ecos y signos de la tradición poética de los grandes maestros y corrientes. De algún modo en esta era cuando la comunicación derribó fronteras y tiempos, ha traído en la poética actual formas y estilos que buscan rupturas simuladas y muy por debajo de lo que el sentido poético estricto exige.  

¿Poesía de la razón o de la emoción?
La emoción razonada sería mi forma y considero que mi poesía se combina de vez en vez. No concibo una poética donde ambos términos encuentren su sentido;  se bifurcan para al final cruzarse.


Selección poética

Poemas del libro Polifonía de la Nostalgia (Viaje Inmóvil, 2018)


"Himno primero" 


He de nombrar a los hombres que se fueron.
Martín
Ulises
Raúl
Yo los saludo
Hombres de corazones jóvenes
Extenuados en la eterna desolación del tiempo
de esta vida asediada
sin hijos que habitaran la tierra
mas liberados:
Los comulgó la muerte
Sus amores buscaron otros brazos
sin saber   son amantes perpetuos
de corazón errante
de lunas inconclusas
Sus libros guardaron el polvo
de anónimas palabras y silencios

Aquí
el sol se empecina en andar
por altos cielos
las flores se convidan beso a beso
con el viento
y el soplo amargo
de este vivir cansado
de este sueño
me ha dado en qué pensar
por qué la muerte
ha olvidado anidar en este cuerpo.

"Balada de otro tiempo" 

Hoy fue un miércoles dichoso:
el árbol de la casa
como todos los días
anidó con el viento
el canto de los pájaros
Mi madre cultivó
en el jardín
                      una flor
perdida en sus recuerdos
y sus canas llamaron otros tiempos
Los niños agrandaron las calles
hacia todos los mundos venideros
un carrito se convirtió en avión y unos guijarros en pan
que no comieron
a las muñecas les nacieron papás y mamás
e hicieron la siesta
Hoy fue un miércoles dichoso
amé a mi prójima como a mí mismo
le di cuerda al reloj de los recuerdos
y lloré por lo bajo
como un buen moribundo
cuando espera la hora de su entierro.

"Diario" 

Sucedió nuevamente,
el sol volvió a su ciclo,
a su cenit de polvo y tierra.

Mis manos se doblegan
al indicio de la palabra
que me permita husmear
bajo la sombra de tu ausencia.

La luna se abrigó
entre la sombra de los cerros;
las lluvias cayeron en la profundidad de flores,
como delgados pétalos oceánicos.

El viento
desplegó su bandera
de alas y de nubes,
el grillo, con pulso de madera
mitigó esta canción,

este silencio.
Alejandro Mester (Tecámac, 1967)

Ha incursionado en diversas actividades en el ámbito cultural y artístico. En 1993 obtuvo el 3er estatal de poesía del 1er Festival José María Velasco con el poemario Tres estudios para lluvia. De ese ejercicio literario se desprenden publicaciones  y ediciones en las que se destaca su obra primigenia Sólo la luz persiste (Relato y poesía) editado en 2003. Su trabajo apareció en la Antología Narradores del Estado de México publicada por el Instituto Mexiquense de Cultura  (2006). En 2008, parte de su obra poética fue incluida en el Mapa Poético de México Del silencio hacia la luz. Actualmente coordina el proyecto de Orquesta Infantil Felipe Villanueva en el municipio de Tecámac.

lunes, 9 de abril de 2018

Entrevista y selección poética de Ayari Lüders


Entrevista: Ayari Lüders

¿Cómo entiendes la poesía?

Cuestionarse acerca de la poesía me parece que es una acción necesaria en todos los tiempos porque la poesía está en movimiento constantemente junto con el desarrollo de la humanidad. No creo que nadie en su sano juicio quiera aventurarse a asegurar qué es la poesía porque es una experiencia propia que depende también de su contexto, lo que puedo decir con certeza es lo que me provoca al leerla y los objetivos que me planteo cuando la escribo. Recuerdo que en una entrevista Cortazar opinó que “la novela gana por puntos y el cuento por knock-out”, eso me hace pensar que leer poesía debe ser una experiencia de vida o muerte. Para mí, cada verso debe tener la misma finalidad que las ecuaciones matemáticas. Es decir, que cada verso debe ser capaz de explicar una parte del universo que nos circunda y nuestro andar humano por este mundo. Busco una poesía libre pero acercada a su momento, a su gente, una poesía de rompimiento: que ponga en duda toda certeza y que construya nuevos lenguajes pues, al final, creo que ese es el primer paso para ser libres.


¿Qué fue lo que te llevó a escribir?

Me enamoré de la poesía desde niña. En los libros de lectura de la escuela siempre prefería la poesía o las canciones: la música siempre ha tenido un papel fundamental en mi familia y creo que lo primero que llamó mi atención es darme cuenta que en la unión de palabras no se necesitan armonías instrumentales para crear sonidos propios o ritmos complejos. Lo segundo fue que una maestra me ponía a escribir cuentos desde los siete años hasta que se dio cuenta que la poesía era lo que más me gustaba, entonces me puso a leer diferentes poetas y comencé a escribir los primeros versos. Tenía un cuaderno en el que anotaba las imágenes poéticas (sin saber entonces lo que era), las palabras, las frases o sonidos (métrica y rima) que me gustaban y luego jugaba a juntarlos como en un rompecabezas o a imitar los poemas que leía. Todo empezó como lo hacen las mejores cosas, como un juego.


¿Sobre qué te gusta escribir?

Creo que el hilo que hilvana todos mis poemas está empapado de un enfoque natural. Los elementos naturales juegan un papel muy importante en mi poesía, sobre todo el agua pero siempre busco una poesía que esté inmersa en la actualidad, no creo que la finalidad de la poesía sea la consigna de ideologías o corrientes filosóficas, políticas o sociales. El compromiso de la poesía es con el rompimiento de paradigmas literarios pero también con la gente de su contexto. No puedo imaginar una poesía que sea indiferente a su tiempo. Por eso, para mí, es importante hablar de los migrantes, de los feminicidios, la esclavitud laboral, el mestizaje en América y la violencia en México, pero también tengo cantos a la creación del universo y a la naturaleza, algunos son más bien cuestiones sobre la existencia. La poesía debe ser de rompimiento y cuestionar, eso es lo que busco.


¿Qué es lo que propicia tu creatividad?

Mis encierros poéticos incluyen muchos libros, soledad y salir a caminar. Me inventé una metodología para escribir poesía, la llamo “lectura dirigida”: leo todo lo que pueda sobre el tema que tengo en mente tanto poesía como artículos y me empapo de imágenes, presto atención a los sonidos, a las tropos, a los campos semánticos, a los colores entonces los comparo, los mezclo en mi cabeza y, una vez que ya lo tengo interiorizado, suelto las primeras líneas. Nietzsche aconsejaba “ no creer en ningún pensamiento que no haya surgido al aire libre y estando nosotros en movimiento”. Me cuesta trabajo escribir en casa así que leo y escribo en diferentes lugares y corrijo caminando. Lo encuentro muy beneficioso, entre otros puntos, porque creo que así puedo sentir físicamente el poema, cada uno tiene su propio ritmo y afecta mi andar. En tanto a la soledad, una vez escribí “Nadie aprende a sobrellevar la soledad por eso hay quienes se enferman de poesía en fase terminal.” La soledad me parece fundamental para la contemplación. La poesía lleva muchas horas de contemplación y reflexión antes de soltar la primera palabra; sin embargo, tengo un taller literario con amigos escritores de mi generación de la escuela de Sogem (Sociedad general de escritores mexicanos) donde, además de recibir comentarios sobre nuestros trabajos, nos dejamos tareas creativas. Creo que es muy importante para todo escritor tener un taller literario. Ayuda a no repetirse, a ver los textos desde otros puntos de vista, a buscar nuevas formas y a tener más precisión.


¿Tienes algún ritual a la hora de escribir?

Me he obligado a escribir en relación a cosas o acciones. Me comparo con los fumadores, escribo en el café de la tarde, escribo en los trayectos largos, en las salas de espera, escribo cuando estoy sola y escribo antes de dormir. Prefiero escribir a mano. Esa relación mental y motriz me parece maravillosa al final es como una forma de dibujar las ideas. Tengo dos cuadernos diferentes siempre. Un anecdotario donde escribo y reflexiono sobre el día. A veces un día se queda en un frase, otras veces se convierte en un poema y otras más se reproduce como virus en varias hojas. El segundo es mi cuaderno del día: es ese que llevo a todas partes y donde escribo sin mucho orden en todos esos momentos en los que escribo o cuando algo ocurre en mi cabeza. Hay que prestar atención a las nuevas conexiones que hace nuestra mente son pequeños chispazos que nos dan ideas nuevas o puntos de vista inexplorados y suelen ser ricos en inspiración.


¿Tradición o ruptura?

La tradición, en el arte, para mí significa “escuela” o “academia” creo que todo arte debe ser de ruptura. Personalmente no soy asidua de los experimentos literarios presentados como la obra en sí. Yo creo que el artista debe hacer mil bocetos, experimentar en su taller todas las horas necesarias con todas las herramientas que pueda y luego presentar el resultado. Lo más importante siempre será la obra y lo que le funciona. Cada obra tiene su propio lenguaje, hay que encontrarlo y respetarlo. Si el lenguaje propio del poema es tradicional por alguna razón, hay que explotarlo y sacarle el mejor partido posible. Pienso que la obra debe ser libre hasta del artista y no estar presa en sus vicios literarios o egos.


¿Poesía de la razón o poesía de la emoción?

Hace unos días hablaba con mi amigo poeta Ruben Abel de este punto. Creo que las dos son importantes para la poesía. No puede hacerse un poema anegado de sentimentalismo egocéntrico con el afán de “desahogarse” sin tener una reflexión. No creo que esa sea la función de la poesía, sino una poesía que construya la emoción para que el lector pueda sentirla para ello se necesita de inteligencia psicológica, emocional y lingüística. Se necesita reflexión y esa es la labor del poeta, poder generar estas ecuaciones que nos acercan más los unos a los otros cuando descubrimos que todos somos iguales, todos somos uno.


¿Qué aspecto cambiarías de la poesía de tu generación?

No sé qué es la poesía de mi generación. Creo que hay todo tipo de poetas en todas las épocas, sin embargo las clasificaciones son importantes para los libros de historia y entender generalidades. Si bien es cierto que actualmente, en este mundo neoliberal, lo que está en voga son los poetas de instagram, los poetweets, los slams de poesía y la poesía juvenil vendida en alta escala por la mafia de las grandes editoriales, también creo que hay poetas que están haciendo cosas interesantes y buscando nuevas formas. Yo no estoy en desacuerdo con esos poetas de verso fácil y sentimentalismo digital, creo que son parte de esta exploración a la que me refiero que debe hacer todo artista, hay que usar las nuevas herramientas, probarlas y entonces encontrar nuevos lenguajes para hacer que la poesía esté impregnada de libertad.

Selección poética


En la contraventana

Las golondrinas
vuelan desde la iglesia
vestidas de antiguo luto
y vienen a estrellarse
una y otra vez
en la contraventana
no han dejado de golpear
una y otra vez
las escucho dolerse
una y otra vez
aletean
golpean
chillan
sus alas se confunden
con la noche
y sus blancos pechos
se aplastan
una y otra vez
en la madera
Déjenme dormir
les queda luna
los árboles
el río
ya es tarde
mi soledad me espera
una y otra vez
para tenderme
en mi obscuridad
déjenme desvelarme
una y otra vez
sin tener miedo
que he quitado
los espejos
para no verme
una y otra vez
morir lentamente,
Las golondrinas
chillan
una y otra vez
quieren atravesar
la contra ventana
dentro, lloro
una y otra vez
¡van a morir
y yo quiero estar sola!



Testigo

Desde un balcón de nube,
expectante la luna miraba
y trepando desde el río
subiste, aire,
a mi pecho jaula.
Misterios de agua
cantaste a mi boca
y el pozo de mi garganta
atravesaste sin miedo.

Te tengo de cierto,
viento helado.
Te tengo atrapado
en un respiro de vida.

Amanecerá en el puente
y de mí te libero
con un suspiro de vida:
manumitido de mí
me llevas ligero.
Serás un respiro
que vivirá en el tiempo.

Lo sabe la luna,
que ha visto la muerte.
Alguna noche de mí
serás todo sin serlo.
Lo sabe el río
que todo se lleva.
Lo sabe el puente:
testigo implacable.


Arrullo

Arrullada por el aire
suspira la ciudad indómita.
Se avalancha la lluvia
sobre el lago fantasma
y el llanto ancenstral
de la montaña corre
por las venas entubadas:
arroyo perene que vuelve
a la anchura fina de la calle.
Eco de lluvia en la ventana
llanto diáfano del cielo.
Vuelven los ríos y los lagos
a la orilla invadida de cemento.
El árbol muerto en otro tiempo
sacude el otoño de otros años
en la calle irrumpida de tormenta
surca la vena fantasma de río.
¿Cuantás lluvias demanda la tierra
para curar las grietas
con un arrullo de aire?

  
Morir de tempertad

Se descose mi alma
en llanto seco.
Yo muero con los días
perforados de balas.
He sobrevivido tras la mordaza:
ilusión digital que calla
el canto de todos los pueblos.
Con la luna crezco y me levanto
al pie de la montaña vaciada de oro
que reta a morir de tempestad
ya estando muerta.


Antiguo soneto para antigua guerra


A los niños nacidos entre fuegos

Caen en casas caóticas balas
campo que clama que llegue la calma
plomo al soldado, con plomo los niños.
Escapa el pasado, polvo que vuela

Hullen las aves, avisan la muerte
tiembla la tierra y el cielo estalla.
La rabia mata, es bomba la que ladra
mordiendo la vida nariz al piso.

Bombardeo de llanto a borbotones
bocas que callan, voz adormecida
por el silencio trémulo del miedo.
El silencio es vida si no se escucha.

No se hulle de lo que ya no existe
la tierra de escombros no es mi tierra
la calle que no va, tampoco vuelve.

No se puede olvidar lo que no nombra
el inombrable temor que aquí nace
germina lo infértil cuando se muere.



Ayari Lüders es originaria de la Ciudad de México. En sus primeros años incursionó en el arte dramático como actriz para la compañía Cesar Balcázar Producciones y en los talleres de actuación de CADAC y la ENAT. Estudió la licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la Universidad del Valle de México, el Máster en Escritura Creativa en la Universidad de Sevilla y el Diplomado para Escritores en la escuela de la Sociedad General de Escritores de México. Sus poemas han sido publicados en diferentes antologías y en revistas literarias. Actualmente imparte talleres de redacción y teatro como también realiza actividades para la difusión de la poesía mexicana.


jueves, 6 de abril de 2017

La poesía consciente de Humberto Pinedo, por Raúl Allain

A pesar de que en España hubo un movimiento ideológico y poético marxista por la década del 90’, la poesía sirvió para sus integrantes como un instrumento de lucha social y de liberación. Demostraron con sus poemas su disconformidad con lo establecido y mediante una particular poética en pos del entendimiento de las mayorías.

Pero el poeta Humberto Pinedo Mendoza llega a este estilo de poesía consciente con su propio sello en el lapso de 50 años escribiendo poesía. En sus inicios estuvo influenciado por el experimentalismo brasileño y la poesía del Siglo de Oro español en lo castizo.


Este estilo clásico y de ruptura con lo establecido lo descubrimos en los versos que en 1970 publicó el Suplemento El Dominical de El Comercio: “Rumo, me gasto, tramo, monto, rumo toda una tragedia existencial de un hombre”. Poesía muy sugerente para su época.

Como diría Abelardo Oquendo existencialmente Humberto Pinedo usa como terapia los versos para comunicarse. El psiquiatra Alberto Seguín rastreaba este enfoque. Nos muestra la deshumanización del hombre, la lucha contra la cosificación (Herbert  Marcuse). Este es un poema con rostro, este es el rostro de un poema, o “zurró a palos a mandón estado, su lomo, su cogote su hocico”.

A pesar de esta ruptura con el lenguaje y con lo establecido, su desesperación para comunicarse es irreversible como sostenía Humberto Eco. Nos habla de otras formas de comunicación  y Humberto aporta al lenguaje nuevos giros y signos.

Fue en esta época que junto con el  poeta Jorge Ovidio Vega realizaron una poesía de ruptura con el lenguaje, el tiempo y la sociedad. Tamayo Vargas diría que H. Pinedo es un poeta sintagmático y contestatario. En cambio el poeta chileno Flores Letelier sostiene que sus versos parecen una metralla de palabras con contenido social.

Luego en la época de la revolución de Velasco y de la subversión Pinedo logra plasmar poemas más comprometidos y de connotación protestataria: “Los abandonados”, “La vida no vale nada”, “Maestro de pueblo joven”, “Los sirvientes”, “Los pequeños burgueses”. Muchos de estos  versos están incluidos en sus libros Topus, Avizor, Convulsión. Poemas donde se incide en la protesta pero usando la sintaxis. Algún crítico diría que estos poemas se parecen a telegramas llenos de sentimiento.

En sus viajes a Cuba, México, Panamá, Venezuela asimiló mucho estas realidades sociales y culturales. Se dedicó a escribir poemas conscientes históricos: “Poema al pie del Teotihuacán”, “Fuerte de San Juan Ulúa de Veracruz” o el poema a La Habana Vieja.

Como se puede apreciar internacionaliza la  protesta como cuando el poeta Zanabria descubrió que era un poeta de la conciencia. Porque está comprometido existencialmente con el hombre  de  nuestra  época. “Para qué sirvo, para qué hablo, para qué sirvo”, la condición humana. Complementa estos juicios José Beltrán Peña cuando dice que con sus poemas escarba la realidad actual – “¿Qué somos humanos o zombies?”, “Masacre en Gaza”, “He vuelto a nacer”, “¡Madre mía perdón!”. Humberto Pinedo es un poeta de la conciencia por eso nos hace reflexionar y sentir con sus versos.

UN POEMA CONSCIENTE EN UN HOSPITAL
POR HUMBERTO PINEDO
DE TUMBO EN TUMBO RECOJO MIS PASOS

Qué azarosa es la vida que recogemos sin dudas ni rumores
endiosamos ídolos y dinero sin atinarnos a prever enfermedades
corremos aventuras, ganamos experiencias como inmortales
así caemos, nos levantamos, volvemos a caer sin aprender a ser humildes.

Perdemos el tiempo, nos engañamos y sin remordimiento insistimos
qué ingenuos somos creyendo ser dueños de nuestro existir pobre
hasta que el destino nos tumba en la cama de un nosocomio ajeno
de tumbo en tumbo nos damos cuenta que somos frágiles ante la muerte.
Qué suerte nos depara el cuerpo cuando nos ataca el malestar asesino.

Deseamos ser fuertes  pero nos vence el quejido y el malestar de esperar
así tropezamos con otras tristezas que ambiente quejoso nos humaniza
sentir el dolor de los otros que son peores que las tuyas te enciende
y tu animo se estropea y comprendemos lo duro que es la vida, enfermo.





Raúl Alfonso Allain Vega. Escritor, Poeta y Editor. Fundador de Grupo Suicidas y editor de la trilogía virtual: Suicidas Sub 21. Ha sido incluido en diversas antologías, tanto nacionales como internacionales.

Actualmente, es Presidente del Instituto Peruano de la Juventud (IPJ) y codirige el sello independiente Río Negro. Ha publicado Poéticas: Selección de artes poéticas por poetas peruanos contemporáneos (Raúl Allaín. Editor. Lima, 2010), Suicidas Sub 21 (Raúl Allain / Iván Fernández-Dávila. Editores. Lima, 2010), Convergencias: Muestra de poesía contemporánea (Editorial Río Negro. Lima, 2011), Poiesis Hispanoamericana: Selección de poesía contemporánea (Editorial Río Negro, 2012), Eros & Tánatos: Poesía y arte contemporáneos (Editorial Río Negro, 2012), Versolibrismo: Poesía y arte contemporáneos (Editorial Río Negro, 2013), ¡Yo no hice nada!: Sobre la idiosincrasia peruana (Amantes del País Ediciones, Lima, 2013) y el ensayo La cientificidad del consciente (Editorial Emooby, 2011). Columnista de Red VoltaireRevista Biografia y Ssociólogos. Autor del poemario Flotar es precipitar

domingo, 18 de septiembre de 2016

Donación de órganos - Hay en ti algo de mí

A pesar de existir médicos especializados y equipos modernos de primer nivel para realizar las operaciones de trasplante de órganos no se pueden salvar vidas importantes de muchas personas porque somos muy egoístas con nuestras decisiones humanitarias con los que verdaderamente lo necesitan. Sabían que más de 9 mil peruanos esperan la donación de un órgano. El Perú tiene una de las tasas más bajas de trasplantes de riñones en el mundo. A nivel normativo se está tratando de persuadir a los ciudadanos  para que tomen mayor conciencia  y  puedan donar algún órgano y así darles sentido a sus vidas a muchas personas.

Cerca de 3000 personas mueren al año por falta de donaciones. Esta indiferencia no se justifica si tenemos una población que profesa ideas cristianas o católicas y que les enseñan desde pequeños a amar a sus semejantes como a sí mismo. Es decir los prejuicios de un sector de la población ocasionan que no sean solidarios con sus semejantes. A pesar de las campañas subliminales que se realizan en los diarios y la televisión para revertir esta situación, no nos olvidemos que en las donaciones es importante que sean compatibles el tipo de sangre, el tejido, la altura y el peso.

Esta situación debe de variar por el bien de todos. Pero también hay que tomar conciencia del porqué las personas no colaboran a pesar de que  algún día lo pueden necesitar de emergencia. Los órganos que se pueden donar son el riñón, el hígado, el corazón, el pulmón, páncreas, la médula, y los huesos, las córneas. Ante  las futuras evidencias de desgaste o degeneración de las partes de nuestro cuerpo debemos de emitir decisiones positivas que es la de entregar un órgano al morir. Aunque sea a un familiar querido si son muy rebeldes  con la entrega de un órgano.

Debemos de tomar el ejemplo solidario de países como los EEUU y Europa que baten los récords de donaciones. Es increíble la insensibilidad y el poco interés de ayudar o colaborar con sus hermanos, amigos o familiares de nuestra  población de 30 millones de habitantes y que solo hay 6200 personas que están registradas como donantes en el Perú .El trasplante de riñones es uno de los que tienen mayor demanda por las personas que sufren de  insuficiencia renal,ya que el que dona puede ser una persona que sobrevive.

En el 2016 se han realizado 77 trasplantes pero hay más de 9000 personas  que están esperando que le donen un órgano de urgencia. En nuestro país con la aprobación de una declaración jurada del donante se puede realizar el trámite de emergencia de donar y darles la oportunidad a otros seres humanos para que puedan volver a vivir. No te olvides que pueden ser tus padres, tus hijos u otro familiar Espero que los adultos reflexionen con estas ideas  muchas veces religiosas y cambien de opinión. Uno debe vivir para servir. Si no terminamos como uno más del montón que no hizo nada trascendente.

ESSALUD hasta el momento ha realizado 4592 trasplantes desde 1969. Sobresaliendo las de los riñones con 2294, la córnea con 1588, la del hígado 100, la médula ósea 577 y el corazón 39. Todos estos trasplantes con éxito en la recuperación de los pacientes. Por eso hay que recordar que un solo donante puede salvar 10 vidas proporcionando 2 córneas, 1 corazón, 1 hígado, 2 pulmones, 2 riñones. De acuerdo a las últimas estadísticas sólo hay 3 donantes por cada millón y que 60 personas mueren al mes por falta de donantes.

Pero también  hay que tomar en cuenta que para que el trasplante de órganos  obtenga buenos resultados debe de  cumplir con las condiciones  necesarias de asepsia. Otro problema  es que los futuros donantes  no sean de alto riesgo como son los enfermos de hepatitis, portadores de sida, papilomas o alguna enfermedad  infecto-contagiosa. Como también influye el factor de la edad avanzada que en este caso la mayoría de los  órganos ya están gastados o deteriorados. Muchas veces estas donaciones se dan con personas compatibles  y el receptor no conoce al donante. En lo posible se realiza en forma anónima. Los trasplantes se realizan con pacientes en estado de coma, test grave.

Hay que  tomar  conciencia social  de que hay 2000 pacientes que requieren de una cornea y 3000 que necesitan de  un riñón. Estos donantes deben de tener más de 18 años y que no corran el peligro de sus vidas y exista compatibilidad inmunológica. A los jóvenes les solicitamos su apoyo social en la divulgación de estas peticiones médicas como humanas. Hay muchos equipos médicos especializados de última generación en  los hospitales Guillermo Almenara como en el Edgardo Rebagliati listos para realizar las intervenciones.

En ESSALUD del 2013 al 2015 se han realizado más de 1000 trasplantes. En la actualidad hay 15OO asegurados en espera de una donación oportuna logrando que muchas personas desahuciadas vuelvan a vivir. De ti depende que los pacientes vuelvan a sonreír para la felicidad de toda su familia. Y también es otra opción para seguir viviendo dentro del cuerpo de otra persona. Es un acto de amor al prójimo.

CAMPAÑA

Es muy importante que se realicen campañas de difusión masiva para el fomento de la donación en los medios de comunicación para que así el ciudadano de la calle done algún órgano o varios. El  Ministerio de Educación debe de realizar charlas de orientación de las donaciones de órganos en los colegios, institutos, universidades y escuelas militares.


Sigamos el ejemplo anecdótico de un paciente que  murió en un accidente automovilístico en Suecia  y que los médicos le trasplantaron un corazón al futuro novio de la hija del occiso. Recién  llegó a saber de esta operación cuando ya estaban casados. Es decir que en el momento del feliz matrimonio estuvieron presentes, novio, novia y padre. Lo que pueden lograr los buenos sentimientos, la toma de conciencia de su prójimo y la ciencia médica.






Humberto Pinedo Mendoza (Lima, 1947) Escritor peruano. Ha publicado cuatro libros de poesía: Olguita Amando, Topus, Avizor y Convulsión. Libros de Historia Rostros y Rastros del Callao y La Historia de San Miguel. Incluido en la Historia de la Literatura Peruana de Augusto Tamayo Vargas, César Toro Montalvo y José Beltrán. Ha sido Presidente de la Casa del Poeta del Callao en 1992 e integrante de Gleba Literaria. Incluido en los suplementos dominicales del Comercio y Ojo y en la revista Olandina. Como Periodista ha trabajado en el diario Expreso, Ojo, Oriental el diario Callao y el Faro. Ha sido columnista de las páginas de Historia y Cultura de los diarios del Callao. De acuerdo a los críticos literarios Wolfgang Lutching, César Toro Montalvo y Augusto Tamayo Vargas el poeta Humberto Pinedo practica una poesía concreta de gran significado y sensibilidad social. Acaba de publicar ¡Yo no hice nada!: Sobre la idiosincrasia peruana.

martes, 6 de septiembre de 2016

La versatilidad y el erotismo en la poética de Bertha Molina “Ruth”

El crítico José Beltrán Peña sostiene que la poetisa Bertha Molina tuvo una excepcional relación amical, platónica y epistolar con el ensayista José Carlos Mariátegui cuando eran muy jòvenes-1916, 1919, 1921. En una de sus cartas el Amauta le daría una respuesta muy profética a su amiga sobre nuestra patria. De que en nuestro país el talento causa miedo y por ende su reacción. Es decir que la  respuesta de la clase política fue conservadora. En el Perú es necesario ser mediocre para no ser detestado. El crítico Ricardo González Vigil considera a Bertha como una de las mejores poetisas del 2015 por su versatilidad y apasionamiento.

Bertha Molina pasó su juventud en la ciudad de Iquique, lugar donde nació cuando pertenecía aún al Perú y en donde todavía tienen parientes. Cuando se produjo la infausta guerra con Chile sus familias tuvieron que salir de ese país Bertha salió con su adorable esposo Victor Oyague a quien le dedica  algunos de los más sentidos poemas.

Le agradaba mucho los viajes en barco. En especial por Centroamérica y Europa como pasar por el Canal de Panamá. Bertha  ganó muchas amistades de intelectuales, escritores, poetas, ensayistas y pintores en sus recorridos por el extranjero. En plena ebullición social conoció a José Carlos Mariátegui cuando escribía como Juan Croniqueur en el diario La Prensa.

Fue la primera mujer chofer en Lima y se compró un automóvil  Ford T que se paseaba con su hermano Lucho por las principales arterias de la capital. Estos carros los he visto en la Habana. Son muy vistosos, elegantes y  cómodos. Era la época de la "Patria Nueva" del ex Presidente Augusto B. Leguía quien trató de mejorar la situación socioeconómica de nuestra población.

Beltrán refiere que la poética de Ruth es sobrecogedora porque le rinde culto al amor sin tapujos. Pero no al amor egoísta ni personalista sino al  social y reivindicativo. Aclara que nuestra poetisa tiene ética en su actitud diaria. El cuerpo y el alma se fatigan, también el gusto, la música, la voz. Como también trata sobre el amor familiar con mucho sentimiento integral.

En algunos versos se percibe directa o indirectamente la imagen de Mariátegui como cuando le dice "cojito genial". Su amigo tenía este problema físico. El erotismo fino no se pierde en sus versos como cuando dice: “repito tu nombre y me quedo dormida”. Tampoco hay racismo cuando le escribe un poema a los morenos. Se adelantó a su tiempo: “oh negrito de mi tierra, negro carbón es tu color, pero blanco muy blanco tu corazón”. O más allá cuando le dedica al amor anciano. Trascendente porque el amor y la sexualidad nunca mueren cuando la persona profesa el culto al sentimiento más puro.

La influencia genética de su padre el escritor  Modesto Molina Paniagua es innegable cuando dice que su progenitor siempre ha estado presente en su inspiración. Sobresalen también los versos al adolescente y a la ecología. Felicitaciones a Iris Oyague Molina su hija por haber publicado este racimo de versos. Sus poemas nos enseñan de que debemos de despercudirnos de los traumas y frustraciones domésticas y que debemos de entregarnos llenos de amor en cualquier etapa de nuestras vidas.

Fue muy viajera y esto aumentó el numen de su experiencia cultural como sentimental. Le publicaron sus versos  en Cuaderno Literario "Azor" y en el  "Panorama Poético Hispanoamericano" de Buenos Aires. Es decir que tuvo difusión en los grupos artísticos.

COMENTARIO

“Déjame en la sombra con mi sonrisa / sola con la brisa”, imágenes conmovedoras por su sentimiento nostálgico a lo Jorge Manrique. Dice también a su amado: “te encontré en mi camino / fuerte / loca de amor me entregué a ti”, es un amor muy valorativo cuando de su esposo se trata, es un hermoso gesto de mujer. La influencia  eguriana como de Salaverry es innegable cuando exclama: “la percibo  en la tierra grande tiene ojo de vidrio / y un pobre cojo sus penas retiene”. Sigue temblando de pasión y de deseo: “tu cuerpo me llama / todo yo tiemblo / ven abrazarme / hoy soy amada / hoy no regreso a mi aldea”.

Bertha Molina es precursora del erotismo fino. Es una poética que conmueve nuestros sentimientos de pareja y nuestros deseos sublimados. Con su conciencia amatoria y de saber expresarlo con versos se adelantó a su época y al feminismo. Encuentro también mucha influencia romántica como cuando se dirige a su esposo. Tiene mucho de exuberante y de belleza amatoria a la del poeta mexicano Amado Nervo en sus expresiones sentimentales.

También su honestidad cala hasta un límite: “Yo no soy poeta / yo no sé soñar”. O cuando reitera su pasión de mujer que ama: “como siempre esta noche vendrás y hallarás mi cuerpo desnudo / Hoy huelo a él, mi cara, mis manos, mi cuero. El arte de amar a lo Erich Fromm son sus principios sensitivos.

O cuando se convierte en una noble marquesa y nos dice: “caballero de antigua prosapia / calza tus rojos botines / tus guantes de cuero. Sigue destilando erotismo en: “acércate a mí / amor hay un baile esta noche en el pueblo / y no tengo un collar con que lucir / en el tren del amor. Fue siempre una inquieta pasajera. Le gustaba conocer otras culturas, Europa, América y el Caribe que le dio madurez cultural y emocional.

Para terminar exclama: “otra vez solos / me mecías en tus brazos / sigue su amor / amado mío / cada estrella que cae / me trae una flor / tengo hoy un amor que lo llena todo. También fue una gran pintora usando el acrílico, el óleo y el agua. Los temas principales eran las flores y la naturaleza donde se puede descubrir la fineza y la delicadeza poética de sus trazos.

En relación a las cartas  de Bertha Molina y José Carlos Mariátegui la familia ha considerado conveniente entregárselas al archivo de la revista Caretas como la Biblioteca Nacional. Un gran descubrimiento de una poetisa que con sus versos llenos de amor universal se adelantó a su época.


FUE UNA GRAN  DEPORTISTA
FUE UNA GRAN POETISA



BERTHA MOLINA Y SU FORD CON SU HERMANO 




SU HIJA IRIS OYAGUE MOLINA






Humberto Pinedo Mendoza (Lima, 1947) Escritor peruano. Ha publicado cuatro libros de poesía: Olguita Amando, Topus, Avizor y Convulsión. Libros de Historia Rostros y Rastros del Callao y La Historia de San Miguel. Incluido en la Historia de la Literatura Peruana de Augusto Tamayo Vargas, César Toro Montalvo y José Beltrán. Ha sido Presidente de la Casa del Poeta del Callao en 1992 e integrante de Gleba Literaria. Incluido en los suplementos dominicales del Comercio y Ojo y en la revista Olandina. Como Periodista ha trabajado en el diario Expreso, Ojo, Oriental el diario Callao y el Faro. Ha sido columnista de las páginas de Historia y Cultura de los diarios del Callao. De acuerdo a los críticos literarios Wolfgang Lutching, César Toro Montalvo y Augusto Tamayo Vargas el poeta Humberto Pinedo practica una poesía concreta de gran significado y sensibilidad social. Acaba de publicar ¡Yo no hice nada!: Sobre la idiosincrasia peruana.

sábado, 25 de junio de 2016

Muestra literaria de Isabel Guerrero

“Temor”

Temo no ser en mí cuando acabe por hallarme
En ese estar sin ancla de naufragio anestesiado

Temo ser sólo en otro
pensamiento en corriente ideado
Vaciando desde mí
la necia silueta del bosquejo

Temo hacer presencia en el presente que es ajeno
Que no permite mi sarcasmo
y me deja en cuerda floja
a la voluntad de lo pensado

Temo estar distante de mi asombro
Ausente del encuentro
Perdida en el recuerdo escurridizo
Del arranque de un poema escrito con mi rostro

Temo hacerme en adjetivos que poco se allegan a mi nombre
Que calan como juicios y me hacen al desvío
Y disfrazan mi cuerpo
Y me visten de armadura
Encadenando a mi destino pasos que no he andado

Temo no ser yo quien se halle
Cuando todo lo demás me haya olvidado




“Paréntesis”

Fuimos paréntesis
Metralletas estancadas
Al poético ideario
Tan solo un puñado
De metáforas de guerrilleros

Quedamos en el paréntesis
de una sociedad analfabeta
quebrada a la miseria de su propio escudo
Anulados del idioma
sin respuesta   sin agua
sin recuerdo   sin tierra
colgados en museos de selección natural

Dejaron la lucha a los
hijos ingratos de la dictadura
sólo pequeños arañazos
para el moderno y tempestuoso Chile



“Misil”

Valpo tiene un poema
un misil metafórico aterrizando a pleno puerto
Valpo violado
disfrazado de colores delirantes
Valpo adolorido   cuajado
un misil metafórico aterrizando a pleno puerto
Puta de año nuevo
postal segura
para los succionadores de imagen
succionadores de sangre
de fotografía, de letra estrellante

Valpo travesti
un misil metafórico te penetra a pleno puerto
Valpo encementado
mano a mano vamos construyendo
Valpo reciclado
hijo abandonado de cuervo
un poema misiliano te clava en tu propio cuerpo
en tu propio puerto

Valpo quemado  improvisado
patrimonio de la patria menos humana
sepultado en negligencia corporativa
ciudad espontáneamente urbanizada

Valpo perrera
gatunera
Valpo sangrando
un misil metafórico
te encementa pleno puerto
tu propio cuerpo
tu propio puerto. 



“En ocasiones”

Suele sentir su tocar sangrando a pulso.
Suele amanecer con voz añeja, irritando las amapolas.
Suele estremecerse con la presencia de garúa.
Llamarse a sí mismo como yo.
Suele dormirse y despertarse de vez en cuando,
con la luz del televisor y una copa de vino en la mano.
Suele preguntar por su nombre,
por su cara, por su pasado.
Suele morir cada noche al verse amarrado a su desprecio.
Suele ser y desvanecerse
en la pérdida de un sueño que nunca lo cobijó.




“Sobremesa”

Un muerto de hambre.
Un nuevo muerto de hambre.
a cada segundo
a cada minuto
en cada espacio y lugar.
El problema no es el muerto,
es el hambre.
El muerto pasa a la estadística, pasa a la tierra,
se monta en la energía cósmica
El hambre persiste.
presente
carcome
vomita
invalida.
El hambre la trajo el abuelo
montado en su caballo de cristal. El abuelo violó
y puso en el vientre el hambre
y le dijo a ella que no era nada
y que él nadie era
y se llevó el trigo
el agua, la montaña y su mineral
Y dejó el hambre.
El abuelo heredó el hambre al hijo
y lo llamó muerto
echó cemento en la tierra
cazó los pájaros
puso una bomba en la cordillera y se marchó.
El abuelo engendró un muerto, un muerto de hambre.
El abuelo cría cerdos para no sentirse solo.


  
“Reflexiones de una despedida que nunca se hizo como correspondía”

Mi aroma no te satisface
mi cama no te satisface
mi aliento no te satisface
mi poesía nunca te satisfizo
y yo insisto
en lanzarte mi aroma
en invitarte a mi cama
en darte aliento
en escribirte un verso

Mi pulso no te place
mi ritmo no te place
mi discurso no te place
mi poesía nunca te dio placer
y yo insisto
en pulsar tu ánimo
en ponerle ritmo
en discursear el amor
en recitarte un verso

A mi sangre no la llamas
a mi refugio no regresas
de mi comida no te nutres
y mi poesía te da lo mismo
y yo insisto
en que la letra con sangre entra
y que en mi casa estarás a salvo
y que la comida no está envenenada
y te escribo un par de versos
y quedo llorando sola en el sillón

Mi soledad no te preocupa
de mi histeria no te ocupas
mis mensajes no los respondes
el libro que te escribí nunca lo leíste
y yo insisto
en quedarme sola por si llegas
en calmar mi histeria para no ofenderte
en mandarte cartas con buenas vibras
en escribirte este último poema
y te digo

Mejor te vas a la chucha,
Conchetumadre.



Reseña

Isabel Guerrero (Rancagua, Chile - 1985)  Profesora de Castellano y Filosofía. Escritora. Actualmente es directora de Revista Mal de Ojo y parte del comité editorial de Revista Latinoamericana La Ira.  Publica Poemario Obstinado, por Editorial E-Lit, 2013. La plaquette Anzuelo, 2015.  Ha participado en Encuentros Literarios en Chile, Colombia, Argentina, México y Cuba.